Recuerdo muy bien mis años de colegio. Los estudios se me daban bien y siempre tuve complejo de “lista“, o “empollona“, como solían decir los niños, (lo cual me acomplejaba muchísimo).  A mi mejor amiga, sin embargo, le pasaba lo contrario, ella era la “menos lista“, o la que “no sabía estudiar“.. Yo pasaba mucha vergüenza e incluso me sentía de lo más violenta cuando su madre nos comparaba a ambas y le día que tenía que aprender de mi.. ¿por qué?

Niña lista y no tan lista

Imagen obtenida de elregresa.net

A mí me asombraba cómo ella era capaz de coger cualquier instrumento y sacarle una melodía extraordinaria sin tener apenas nociones.. Yo estuve años acudiendo a clases de piano para más o menos “hacer sonar” el que tenía en mi casa. Ella podía no saber leer una partitura, pero su oído y sus manos siempre han sido algo fuera de lo común. Yo terminé estudiando una ingeniería, por vocación eso sí, (aunque ahora estoy dando un giro de 180º a mi vida profesional), y ella ha creado un maravilloso espectáculo de música y teatro con el que está dando la vuelta por el mundo..

A día de hoy me doy cuenta de cuánto nos marcan los mensajes que recibimos en nuestra infancia de las personas más cercanas a nosotros: tanto nuestros padres como nuestros maestros. Creo que a pesar de nuestros éxitos y fracasos ambas seguimos teniendo los mismos complejos que teníamos de niñas, y ya las dos andamos en la treintena y somos madres, así que debería habérsenos pasado tanta tontería, ¿no? Pero estas cosas se nos graban a fuego..

¿Qué es ser inteligente? ¿Se trata de algo único e inamovible?

Y ahora reflexionemos.. ¿Alguna vez te has parado a pensar qué quieres expresar realmente cuando dices que una persona es “muy inteligente”?  Normalmente relacionamos inteligencia con brillantez académica, es decir, éxito en la escuela o en la Universidad: “Fulanito o Menganito es muy inteligente, mira, ha estudiado Medicina, o Ingeniería, o es Juez..”

Cuando me puse a investigar sobre este tema, descubrí que en realidad, no fue hasta relativamente poco tiempo, (principios del siglo XIX), cuando al ser humano comenzó a preocuparle la medida de la inteligencia. Los primeros científicos en estudiarla pensaban que podrían determinar la inteligencia de una persona midiendo el tamaño de su cráneo, “cuanto mayor sea, más lista será la persona“, pensaban.. ¡parecía tener su lógica!

Durante muchos años hemos medido la inteligencia basándonos en los resultados de los tests de coeficiente intelectual (CI),  que evalúan principalmente las habilidades lógico-matemáticas y lingüísticas, pero a veces no pueden ver más allá de las capacidades de cada individuo, y hay mucho más!! Este tipo de herramientas, aunque han ido mejorando mucho con los años, se expandieron rápidamente por el mundo como una forma de clasificar a las personas, siendo ampliamente utilizadas por las escuelas así como en procesos de selección del mundo empresarial.

Test de inteligencia

Durante mucho tiempo se pensó que la inteligencia era algo innato e inamovible y que no merecía la pena educar a los “menos afortunados”.. ¡qué terrible! Yo siempre he creído lo contrario, que todo el mundo tiene algo mágico en su interior, algo maravilloso para ofrecer al mundo, ¡sólo hay que descubrirlo!

Las Inteligencias Múltiples

Afortunadamente, hace unos años apareció Howard Gardner con una propuesta que supondría un verdadero cambio de paradigma en el concepto de inteligencia como se entendía hasta el momento, (¡y menos mal!). Su tesis defendía fundamentalmente dos ideas:

– la inteligencia no es algo único, si no una suma de capacidades diferentes.
– no es algo innato e inamovible, puede explotarse a través de la educación.

Por tanto, aunque existe un componente genético, el cerebro también se puede ejercitar, pudiendo desarrollar todo su potencial en multitud de campos diferentes. De hecho, Gardner llegó a identificar hasta ocho inteligencias distintas, y hoy en día sigue ampliando sus investigaciones.

Inteligencias Múltiples de Gardner

Howard Gardner es psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard conocido en el ámbito científico por sus investigaciones en el análisis de las capacidades cognitivas que han supuesto un cambio de paradigmas en el campo de la psicología. Hoy en día está considerado como uno de los 100 intelectuales más influyentes del mundo, pero cuando propuso  su teoría hace algo más de treinta años entre sus compañeros de profesión.

A día de hoy ha vuelto a resurgir, despertando un gran interés en el desarrollo de nuevas prácticas pedagógicas y en el necesario cambio de sistema educativo en el que creemos firmemente algunas personas. Las tasas de abandono escolar son preocupantes y deberíamos hacer una profunda reflexión sobre las oportunidades que tienen nuestros niños en la escuela y los mensajes que se les trasmite. (Recomiendo ver el documental La Educación Prohibida y leer sobre el “Efecto Pigmalión” por ejemplo en este otro artículo“)

Sistema educativo

 

El objetivo debe ir mucho más alla del de “sacar buenas notas en la escuela”

Seguro que conoces más de un caso de personas que han llegado a tener mucho éxito en la vida y sin embargo la escuela no era lo suyo.. ¿verdad? Siempre se ha relacionado la inteligencia con el éxito en la vida.

Quizá Jonh LennonMichael Jordan, o Matt Groening (el dibujante de los Simpson), no fueron estudiantes modelo, pero lo que tienen en común es que descubrieron qué era aquello que les apasionaba, (su “elemento”), y lucharon por dedicarse a ello. ¡Y menos mal! Nuestro mundo sería muy aburrido si sólo hubiera titulados con grandes expedientes académicos..  🙂

Inteligencias Múltiples ejemplos

Hace unos años cayó en mis manos el gran libro de “El Elemento”, escrito por  Sr. Ken Robinson, que es un educador, escritor y conferencista nacido en Liverpool que lleva años investigando en temas relacionados con la educación y la creatividad.  Su lectura me hizo entender muchas cosas y para mi supuso una auténtica revelación. Creo que a todos los niños se les debería dar la oportunidad de poder descubrir qué es aquello que les hace vibrar, su pasión, esa actividad en la que pueden entregarse en cuerpo y alma porque la disfrutan intensamente y en la que pueden desarrollar todo su talento y su potencial para ofrecer al mundo.. Pero por desgracia nuestro sistema educativo actual no suele ofrecer este tipo de oportunidades. Fue diseñado hace más de doscientos años y pensado para educar a “la masa” en un modelo estandarizado. Sería estupendo si pudiera llegar a ser algo más personalizado para poder observar a cada niño y tratar de potenciar sus habilidades innatas.

Si no habías oído hablar del libro o sobre el autor, te recomiendo que te hagas con él o lo escuches en alguna de sus conferencias que hay colgadas en en el canal TED como por ejemplo la que puedes ver en este enlace.

el elemento

Al comienzo del libro, puedes leer una interesante anécdota sobre de una de las bailarinas más reconocidas del mundo, Gillian Lynne, que ha realizado las coreografías de Cats y del Fantasma de la Ópera entre otras.

Cuando Gillian estaba en la escuela, sus padres recibieron una nota avisándoles de que creían que su hija tenía un “trastorno de aprendizaje”, ya que estaba siempre inquieta y no podía concentrarse en las clases, (puede que hoy en día le diagnosticaran TDAH, trastorno de déficit de atención e hiperactividad, que parece que está tan “de moda”). La madre muy preocupada llevó a su hija de ocho años a ver a un especialista para preguntarle qué podía hacer. Después de varias horas de charlar con la madre y observar el comportamiento de la niña, el doctor encendió la radio de su escritorio y le dijo a la madre: “Quédese aquí y mírela, su hija no está enferma, es una bailarina!”

Gillian Lynne

       Foto tomada de su web http://www.gillianlynne.com

Picasso dijo una vez que todos los niños nacen artistas. El problema es seguir siendo artista a medida que crecemos, y con el sistema educativo que “padecemos”, cuyo punto fuerte no es precisamente fomentar la creatividad.

Y ahora después de hacer esta reflexión, ¿cuál debería ser nuestra actitud como padres o educadores? Yo cada día lo tengo más claro..

Cada individuo es diferente y posee un potencial único para hacer aquello que le apasiona. Los niños son una mina de tesoros por descubrir. Permitámosles ser libres y desarrollar todas sus capacidades, sea cual sea el campo en el que se encuentren, ¿les ayudamos?

Me apasiona tanto este tema que me dedico a difundirlo de todas las formas que puedo, para que llegue a la mayor cantidad de padres que se preocupan por la educación y felicidad de sus hijos, que al fin y al cabo y desde mi punto de vista es la mejor herencia que podemos dejarles.

webinar inteligencias múltiples

Si quieres saber más, te invito a escuchar el Webinar sobre Inteligencias Múltiples en mi canal Youtube, (puedes verlo en este enlace), o a consultarme sobre los cursos que ofrezco de forma regular, (por ejemplo este en formato online que empezamos en breve).

Un abrazo,

Curso Ingeligencias Múltiples Miriam Escacena

 

 

 

 

 

 

Firma y web

 

 

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Únete y recibe tres regalos que te servirán para cualquier etapa de lainfancia:

 

Nido: entre 0 y 1 año. Mi mini ebook "Empieza a signar con tu hijo", en el que descubrirás la magia de la comunicación temprena con tu bebé.

Comunidad infantil: entre 1 y 3 años. Mi Master Class sobre Inteligencias Múltiples, que te hará cambiar el punto de vista a la hora de observar a los niños y descubrir todo su potencial.

Casa de Niños: entre 3 y 6 años. Mi regalito sorpresa sobre Pedagogía Montessori, ¡déjame enviártelo para descubrirlo cuanto antes!

You have Successfully Subscribed!