Guest post de Ana Belén León Pinto, podéis leer más sobre ella en la sección de colaboradores de la web en este enlace

Una vez más aprovecho este magnífico espacio que Miriam me ofrece para hablaros de aspectos de Educación y Crianza Emocional. Cada día más familias se plantean cómo hacer de la crianza y educación de sus hijos un proceso de aprendizaje para todos los miembros de la familia.

Durante este proceso, donde yo les acompaño, uno de los ejemplos que surgen en más ocasiones es la dificultad en relación a que los niños obedezcan. (Dejando a un lado el concepto, poco respetuoso en ocasiones, que algunos adultos tienen sobre la obligatoriedad de la obediencia de los niños a los adultos, que eso daría para otro post J), para estas familias el ambiente familiar es un campo de batalla, un constante de conflictos que tratan de resolver en muchas ocasiones a través de gritos, castigos, amenazas…, (recursos que a la larga no tienen efectividad, además de que conllevan consecuencias muy negativas a nivel psicoemocional en los niños).

Por ello, muchos padres son capaces de plantearse si existen otras estrategias para educar de una forma más respetuosa y positiva. Buscan este cambio porque son conscientes de que con el tiempo mantener una relación familiar basada en conseguir la obediencia a con la tradicional “mano dura” o con la idea de que tu hijo “no se te suba a la chepa”, se traduce en falta de confianza entre padres e hijos, en sentimientos de rencor y en dificultades emocionales de los hijos para afrontar las situaciones de la vida.

Una de las claves para comprender como podemos resolver estas dificultades a la hora de educar a nuestros pequeños es preguntarse:

¿Cómo es la comunicación con mi hijo? ¿Cómo quiero que sea?

comunicación familiarSi sueles comunicarte con tu hijo reprochándole su conducta, criticándole, etiquetándole, sermoneándole, dándole órdenes, amenazándole, si utilizas la ironía para comunicarle lo que no está haciendo bien o le ignoras…, este es uno de los motivos por los que tu hijo no te obedece. Este tipo de mensajes son barreras en la relación con tu hijo que dificultan la comunicación con él e impiden que estéis conectados en ese  importante proceso comunicativo de la educación.

  • Si queremos comunicar algo a nuestros hijos es mucho más fácil llegar hasta ellos si describimos una situación “Se ha derramado la leche necesitamos una bayeta para limpiarlo”, que si reprochamos su conducta y le etiquetamos “¡Ya has vuelto a tirar la leche! ¡Siempre estás igual! ¡No tienes ningún cuidado, eres muy torpe!
  • Si damos información “El lugar de la ropa sucia es el cubo que está al lado de la lavadora”, en lugar de criticarle “¡Eres un desastre siempre dejas toda la ropa tirada!”.
  • Si ofrecemos información por medio de una sola palabra o con pocas palabras (cuando es una norma que ya hemos establecido o negociado previamente) “¡Chicos, el perro!” y no sermoneamos “¡Pero bueno… Ya estamos otra vez! Ya sabéis que no me gusta que el perro entre a la cocina, que se acerque a la mesa y a la comida, sois unos irresponsables, como sigáis así os va a ir muy mal en la vida¡”…

Ejemplos como este podemos encontrarlos en el Libro “Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y como escuchar para que sus hijos le hablen” (Adele Faber y Eliane Mazlish) que es uno de los más útiles a la hora de trabajar y mejorar la comunicación en la familia.

Pero, entonces… ¿qué puedo hacer para mejorar la comunicación en casa?

Algunas actitudes a tener en cuenta para que favorecer la comunicación con los hijos son:

  • Buscar espacios y oportunidades para hablar con los hijos. Las 24 horas del día a veces se nos quedan cortas pero es importante encontrar esos momentos en los que compartir experiencias y emociones sea un ejercicio diario, sin reducirlo a “¿qué tal el día? o ¿Cómo ha ido el cole?”
  • Hablar “con” no “a” los niños. Anímate a contarle a tu hijo cócomunicación positivamo te ha ido el día en la oficina, lo pesado que a veces es tu jefe, lo difícil que te ha resultado sacar adelante aquel proyecto, o cómo te ha felicitado ese cliente por tu servicio… así tu hijo empatizara contigo y entenderá que a sus padres también les ocurren cosas de forma que si compartes eso con él, él también compartirá sus experiencias contigo.
  • Prestarles atención y hacer que se sientan escuchados. Cuando tu hijo viene a contarte algo no vale con decirle “sí sí tu cuéntamelo que yo te escucho” mientras tienes el móvil en la mano o estás viendo las noticias. Los niños necesitan ser mirados, sentir que les están prestando toda la atención del mundo, solo así se animarán a expresar sus inquietudes, miedos, opiniones, emociones…

 

Y tú ¿qué secretos tienes para desarrollar una comunicación positiva con tus hijos? ¿Quieres disponer de más recursos para desarrollar una comunicación positiva en el proceso educativo de tus peques?

 

Te animo a venir a los próximos talleres del Programa Padres Optimistas que voy a desarrollar entre enero y junio de este año.

En concreto el taller ¿Estás Comunicando? es en el que podrás obtener estrategias y herramientas prácticas para mejorar la comprender como la comunicación familiar ayuda a desarrollar en cada niño la confianza mismo y afirmar sus relaciones positivas con los demás. Entenderás cuales son los mensajes que dificultan la relación con tu hijo y adquirirás recursos prácticos para saber escuchar (para que los niños hablen) y saber hablar (para que los niños escuchen). Tienes el calendario de los talleres aquí o en la página de Facebook.

Como siempre un placer compartir con vosotros unos cuantos recursos para que la crianza y educación de vuestros hijos sea un proceso de aprendizaje para todos.

Abrazos. Ana.

 

¿Quieres comentarle a Ana tu caso particular? Pincha aquí y en ponte en contacto con ella, estará encantada de que habléis.

Un blog se alimenta de tus comentarios, si te ha parecido útil esta información por favor deja uno..  :-)

Un abrazo,

Firma y web

 

 

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Únete y recibe tres regalos que te servirán para cualquier etapa de lainfancia:

 

Nido: entre 0 y 1 año. Mi mini ebook "Empieza a signar con tu hijo", en el que descubrirás la magia de la comunicación temprena con tu bebé.

Comunidad infantil: entre 1 y 3 años. Mi Master Class sobre Inteligencias Múltiples, que te hará cambiar el punto de vista a la hora de observar a los niños y descubrir todo su potencial.

Casa de Niños: entre 3 y 6 años. Mi regalito sorpresa sobre Pedagogía Montessori, ¡déjame enviártelo para descubrirlo cuanto antes!

regalos-comunicacionconbebes

You have Successfully Subscribed!