Escuelas Infantiles

Poco a poco se va extendiendo en España el uso del Babysigning ya que sus beneficios están plenamente avalados por numerosas investigaciones. Ya el pasado año 2012 la Universidad de Vigo lanzó un proyecto de investigación propio introduciendo los signos en varias escuelas de la zona con excelentes resultados, (en este enlace está el link de la noticia en el Diario Faro de Vigo), pero es algo que en otros países está mucho más extendido.

Niños haciendo los signos de  “más” en el Peterson’s Child Development Center, (EEUU)

El Lenguaje de Signos para Bebés (Baby Signs Language) surgió en Estados Unidos en los ochenta gracias al trabajo del Dr. Joseph García y dos profesoras, Linda Acredolo y Susan Goodwyn.

En la década de los noventa los estudios se centraron en los beneficios de enseñar lengua de signos a edades tempranas para favorecer el posterior desarrollo del lenguaje. La técnica fue ampliamente extendida en Estados Unidos, Canadá, América Latina, Reino Unido, Europa, Asia, Oceanía.. Prácticamente todo los países desarrollados.

Se ha convertido en un fenómeno del siglo veintiuno al presentar una excelente forma de comunicación con bebés antes de que puedan hablar, con niños con necesidades especiales y servir con excelente herramienta para fomentar también el bilingüismo.

Los signos se pueden empezar a enseñar a partir del sexto u octavo mes de vida del bebé, mucho antes de que aprenda a hablar, sirviendo así como puente de comunicación hasta la aparición del lenguaje. A través de los signos pueden representarse gran cantidad de conceptos:

 

  • Necesidades básicas (ej. “hambre” “sueño”)
  • Objetos (ej. “pelota” “pañal” “chupete”)
  • Miembros de la familia (ej. “mamá” “papá”)
  • Comidas (ej. “leche” “plátano”)
  • Animales (ej. “gato”, “mosquito”, “pájaro”)
  • Peticiones (ej. “dame”, “¿dónde está?”)
  •  Acciones (ej. “comer”, “beber”, “dormir”)
  • Estados de ánimo (ej. “feliz”, “triste”)

 

 

De esta forma se proporciona al bebé la oportunidad de poder comunicarse con los adultos, a la vez que se permite al adulto entender de una manera más fácil las necesidades del bebé, sus gustos,  así como sus llamadas de atención sobre cosas del ambiente que son de su interés.

Beneficios

Los signos, al suponer una experiencia directa por parte del niño suponen un aprendizaje profundo que además ayudará mucho más allá de la aparición del habla.

A la hora de trabajar el aprendizaje de la lectoescritura, ya que podemos enseñarles el alfabeto y pueden “sentir” cada letra así como identificarla con sus fonemas.

A la hora de fomentar el bilingüismo, ya que tienen una representación del concepto a través de sus manos que sirve de traductor simultáneo a otras lenguas.

Al enseñar comunicación gestual a los niños podemos reflexionar en el hecho de que hay personas que utilizan la lengua de signos para comunicarse, que representan a la comunidad no oyente y puede ser muy útil en casos con niños con Necesidades Educativas Especiales, por tanto les estamos trasmitiendo valores, respeto e integración.

 

Programa de Formación a Escuelas Infantiles

El programa de formación de escuelas Nimbé Aprendizaje  ha sido desarrollado por Miriam Escacena, al frente de www.comunicacionconbebes.com, que lleva más de cinco años ofreciendo cursos a familias, profesionales y centros infantiles, autora del libro “Comunicación con bebés: el Arte de ComunicArte sin Palabras”,  así como por Isis Lugo, maestra de educación especial en México y cofundadora de la marca.

 

Tenemos un equipo internacional de instructoras con presencia en varios países hispanohablantes, (España, México y Colombia por el momento),  certificadas en nuestro programa y con capacitación para ofrecer formación tanto a familias como a escuelas infantiles.

Si quieres más información no dudes en ponerte en contacto conmigo y solicitar el dossier informativo del Programa Nimbé Aprendizaje. Mientras tanto, te invito a leer este artículo publicado en el Diario La Razón.

Pin It on Pinterest

Share This