Queridos amigos,

Hoy en el blog tengo el placer de traeros a Laura Mascaró, una mujer admirable cuyo trabajo sigo desde hace mucho tiempo y que he de decir que me impresiona todo lo que hace y las ideas tan claras que tiene, todo un ejemplo a seguir.

Ella es conocida en el mundo del homeschooling, incluso ha dirigido documentales como “Educación a la carta”, proyecto llevado a cabo por la asociación española “Plataforma por la libertad educativa”. Podéis seguirla en su web, en Patreon, en su canal de YouTube y también en su interesantísimo podcast La Crianza Pacífica.

 

Hola Laura, cuéntanos un poco sobre ti. 

Nada mejor que ver a Laura para en vivo para que ella misma nos explique su trabajo y su misión, aquí os comparto el vídeo de la entrevista en directo que hicimos:

Entrevista a Laura Mascaró

Entrevista a Laura Mascaró Rotger, que nos hablará de su impresionante proyecto de educación financiera, cómo y cuándo podemos empezar a enseñar a los niños sobre el tema del dinero. ¡No te lo pierdas! Dale a "asistiré" para que te pueda llegar el aviso 😉

Publicada por Comunicación con bebés en Jueves, 7 de junio de 2018

 

¿Qué te hizo dar el giro en tu carrera profesional y dejar de lado tu trayectoria como jurista?

En realidad no ha sido un “giro” sino una transformación progresiva. Cuando saqué a mi hijo del colegio empezaron a llegarme muchas consultas relacionadas con la parte legal de la educación: gente que quería educar en casa y no sabía qué tramites debía seguir ni a qué se exponía; gente que educaba en casa y era denunciada (¡y se les imputaba un delito de abandono de familia!); gente que tenía todo tipo de dificultades dentro del sistema y no sabía cómo lidiar con ello y, finalmente, gente que quería crear escuelas diferentes y necesitaban orientación para homologar sus proyectos. Todo esto, a nivel estrictamente legal.

Pero pronto la gente empezó a demandar también otro tipo de asesoramiento, tanto pedagógico como logístico y, como me vi capaz de responder a esa necesidad, me lancé a ello.

Hasta que, un buen día, me di cuenta de que llevaba casi un año sin hacer nada que no estuviera relacionado con la educación y decidí enfocarme en eso y dejar un poquito de lado el Derecho. Que me sigue encantando, pero para ejercer hay que estar al día siempre y yo ahora no dispongo del tiempo de estudio que requeriría estarlo.

¿Cuál es tu “para qué”, tu misión?

Mi misión es ayudar a otras familias a vivir en paz. Me gusta mucho la forma que hemos encontrado de integrar el trabajo y la crianza (incluido el homeschooling) y básicamente me dedico a enseñar nuestra filosofía de vida a todo aquel que esté interesado en conocerla y aplicarla.

Desde el principio lo que me ha motivado ha sido el deseo de pasar cuanto más tiempo con mi hijo mejor. No estaba dispuesta a renunciar a eso y tuve que encontrar la forma de ganar dinero trabajando cada vez menos horas. Y luego pensé: “¡esto tienen que saberlo todas las madres!”. Y aquí estamos 😉

  

 

¿Qué es lo que más te gusta de educar en casa?

La libertad, sin duda. Poder dar a cada niño la educación que merece y necesita. Poder hacer las cosas a nuestro ritmo y a nuestra manera. La relación que se crea entre padres e hijos y entre hermanos es algo que le deseo a todas las familias. Pero, cuando no pasas tiempo juntos, porque estás 8 o 10 horas fuera de casa (unos en la oficina y los otros en la escuela) es prácticamente imposible que se de con esta intensidad.

 

¿Y de trabajar “sin fichar”?

Lo mismo: la libertad. Organizarme como yo prefiera, elegir qué hago y qué no hago. Poder desarrollar nuevos proyectos sin tener que depender de la autorización o del presupuesto de los superiores es algo que, para mi, no tiene precio. Ahora, entiendo que esta forma de trabajar tampoco es la ideal para todo el mundo, que hay gente que prefiere cumplir un horario, cobrar un sueldo y que sean otros los que asuman la responsabilidad de tomar las decisiones.

 

Actualmente has dejado de lado las asesorías educativas y legales para dedicarte de lleno a la educación financiera, cuéntanos sobre tu proyecto.

Como casi todos mis proyectos, esto es algo que ha pasado sin buscarlo. No estaba planificado. Simplemente, yo sabía que quería que mi hijo tuviera una buena educación financiera y por eso lo trabajo con él desde pequeñito. Un día se me ocurrió invitar a otros homeschoolers y di un taller de cuatro sesiones con ellos, que se repitió un par de años más tarde.

Bárbara Serrano, la directora de El Dragón International School, supo de ese taller y me pidió que lo hiciera en la escuela.

Paralelamente yo había desarrollado un taller de finanzas para padres, porque era un tema que en mis talleres de La Desescolarización Interior siempre salía.

Además, a menudo recibió (y sigo recibiendo) mensajes de mujeres que quieren dedicar más tiempo a sus hijos y encuentran en el trabajo el principal obstáculo, así que me piden consejo sobre cómo emprender su propio negocio online o cómo crear un sistema de ingresos pasivos. Y así fue como nació el taller de Libertad Financiera para madres.

Al final todos estos proyectos tuvieron tanta demanda que ya me dedico a ellos casi en exclusiva.

 

 

La verdad es que me interesa muchísimo, creo que en nuestro país hay muy poca cultura financiera. Recientemente escuché un programa de radio que decía que en algunos países del norte de Europa cada trabajador conoce cada año lo que tiene cotizado para su pensión, el sistema es “sostenible” y hay una conciencia mucho mayor sobre todo este tema. ¿Cómo podríamos hacer los padres para hacer llegar este proyecto a las escuelas de nuestros hijos? ¿Desde qué edad podemos comenzar?

La educación financiera puede (y debería) comenzar en casa desde que el niño tiene 2 años pero es importante que los padres tengan claro que los primeros que tienen que aprender son ellos. De nada sirve que yo les de pautas y herramientas para usar con los niños si ellos no tienen la mentalidad y el conocimiento adecuados.

En los colegios trabajamos con primaria y secundaria y solemos poner como requisito que sea una actividad voluntaria y que haya un profesor encargado del desarrollo del proyecto.

 

El proyecto está pensando a largo plazo, para que haya continuidad en la escuela y en los hogares, e incluso aportáis herramientas para que sea autofinanciable, ¡cuéntanos!

Así es. Cuando me llamaron del colegio El Dragón me contaron que llevaban varios meses tratando de desarrollar un proyecto de educación financiera que fuera transversal y con vocación de larga duración. Habían diseñado una moneda propia del centro y habían asignado sueldos a las tareas que los niños ya estaban desarrollando en el colegio. Los niños estaban muy ilusionados por ganar su propio dinero y usarlo después para comprar materiales o pagar las excursiones. Pero ese sistema tenía un fallo: la moneda del colegio no tenía ningún respaldo. Es decir, los niños podían trabajar y cobrar “Dracoins” pero el señor del autobús quiere cobrar en euros. Había que conseguir esa conversión de alguna manera. Estuvimos trabajando con la profesora responsable del proyecto durante todo el curso y le dimos varias opciones para respaldar su moneda con euros y terminar con el bloqueo.

El proyecto de El Dragón nos parece maravilloso pero lo que proponemos a los demás colegios es que diseñen un proyecto propio en función de su ideario, sus posibilidades y sus intereses.

¿Dónde podemos ampliar información sobre este proyecto y tus cursos de libertad financiera?

Toda la información está en mi página web www.lauramascaro.com y allí también se podrán hacer los cursos de libertad financiera y de finanzas para padres online.

Un placer Laura, gracias por habernos dedicados unos minutos de tu tiempo.

 

Firma y web

 

 

Únete y recibe tres regalos que te servirán para cualquier etapa de lainfancia:

Nido: entre 0 y 1 año. Mi mini ebook "Empieza a signar con tu hijo", en el que descubrirás la magia de la comunicación temprena con tu bebé.

Comunidad infantil: entre 1 y 3 años. Mi Master Class sobre Inteligencias Múltiples, que te hará cambiar el punto de vista a la hora de observar a los niños y descubrir todo su potencial.

Casa de Niños: entre 3 y 6 años. Mi regalito sorpresa sobre Pedagogía Montessori, ¡déjame enviártelo para descubrirlo cuanto antes!