Entrevista a las autoras de “Bebés en Movimiento”

Queridos amigos,

Hoy tengo el placer de entrevistar a dos grandes profesionales, autoras de libro “Bebés en Movimiento” que acaba de cumplir un año tras su publicación.

Un libro que te enseñará a entender, acompañar y disfrutar de la crianza de tu hijo.

Sus autoras lograron publicarlo en el 2016, gracias a una campaña de micro-mecenazgo

 

Ellas se han ofrecido a colaborar con la campaña de crowdfunding que he lanzado para poder realizar la segunda edición de mi libro en España, y gracias a ello he conocido más de cerca su trabajo, así que he querido dedicarle este espacio en el blog para dar a conocer su hermoso proyecto. ¡Aquí os dejo su presentación!

‘Bebes en Movimiento. Acompañamiento del desarrollo psicomotor, sensorial y postural de tu bebé’ es una detallada guía para que los padres comprendan, entiendan y acompañen el desarrollo de sus hijos durante sus primeros años de vida.

El libro surge de la inquietud personal y profesional de sus autoras por el desarrollo del bebé. Lorena Gutiérrez Fernández y María del Mar Sánchez González son fisioterapeutas especializadas en el desarrollo psicomotor del bebé, reeducación de la postura y movimiento. Se trata de un libro orientado tanto a familias como a profesionales de la salud.

 

Lorena Gutiérrez Fernández cuenta con una amplia experiencia clínica, docente e investigadora en lo relacionado al movimiento y la postura. Es MSc Pain (Master en Dolor) por la Universidad Queen Margaret de Edimburgo (Reino Unido), Máster en “Patología Neurológica” por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, formada en fisioterapia en salud de la mujer, Educadora de masaje Infantil por la Asociación Española y Masaje Infantil e instructora de Porteo Ergonómico por la Escuela Llévame Cerca y Asesora de Lactancia Materna por Edulacta. Creadora y Directora de FisioByM “Fisioterapia para Bebés y Mamás”, espacio virtual desde el que promueven actividades orientadas a familias que desean vivir su experiencia de maternidad y paternidad de una forma consciente y plena, mediante actividades presenciales (en España) y on-line. Es directora y docente de la primera formación on-line de “Porteo Ergonómico y porteo adaptado”. Desde 2013 su propia maternidad le aporta una visión más global y humana de esta experiencia única.

María del Mar Sánchez González es fisioterapeuta-posturóloga, Máster en “Estudio y tratamiento del Dolor” por la Universidad Rey Juan Carlos y en “Posturología Clínica” por la Universidad de Barcelona. Es creadora y directora del espacio de reeducación TEMA “Terapia del Movimiento Avanzada”, en Alcorcón (Madrid – España) desde el que ofrece sesiones presenciales tanto individuales como colectivas de reeducación postural y del movimiento y próximamente, actividades on-ine. Actualmente es Doctorando en Ciencias de la Salud. Cuenta con una dilatada formación en reeducación de la postura y del movimiento, así como una amplia experiencia clínica y docente. Está especializada también en desarrollo psicomotor, embarazo y postparto.

¿Por qué este título?

Porque el movimiento es la principal vía de aprendizaje para el ser humano, y en especial del bebé, ya que, posibilitará el desarrollo de su sistema nervioso. Gracias a lo que el niño siente con cada uno de sus movimientos, con todo lo que toca, cuando se le toca, o con lo que ve y oye van creándose conexiones y redes neuronales a través de las cuales viajará la información para poner en marcha todas las partes del cuerpo necesarias para realizar cualquier actividad en la vida.

¿Cómo nace “Bebés en Movimiento”?

Ambas coincidimos en algunas post formaciones que cursamos sobre biomecánica y reeducación postural. Fue ahí donde nos conocimos y donde surgió nuestra amistad. Mantuvimos el contacto hasta que hace cuatro años, fruto de un interés profundo por comprender mejor los primeros momentos del desarrollo humano, y conscientes de la importancia de estas fases para el desarrollo armónico de la postura y del movimiento, comenzamos a crear encuentros en los que compartir inquietudes, discutir ideas, estudiar y escribir sobre aquello que sentíamos necesario para entender el desarrollo psicomotor del bebé, cómo respetarlo e impulsarlo tanto desde la fisioterapia como en las actividades cotidianas, a través del juego, por ejemplo. En uno de nuestros encuentros nos planteamos dar forma de curso orientado a familias a todo este material y más tarde, pensamos en el libro.

 

¿Por qué un libro sobre el desarrollo del bebé?

Como fisioterapeutas a menudo nos encontramos con familias preocupadas por distintos aspectos del desarrollo de su bebé, fruto del desconocimiento de las verdaderas necesidades del pequeño: por un lado, los primeros meses de vida suponen los cimientos de un importante edificio, el de la persona, y de ellos dependen su madurez emocional, intelectual y física. El desarrollo del bebé no es una carrera contra-reloj, no es lineal ni idéntico en todos los bebés.

Por otro lado, como profesionales y madres estamos convencidas de que hacer accesible conocimientos sobre el desarrollo infantil a padres y cuidadores, así como profesionales, aportará tranquilidad y confianza en su cuidado y crianza. Cuando el adulto entiende el desarrollo infantil, el juego, y la estimulación a través de las experiencias cotidianas surge como un acto instintivo, como una forma de relacionarse natural.

Nuestra intención es que esta obra sea una referencia sencilla que ayude a las familias y profesionales a entender, a recrear y crear experiencias con las que educadores, profesionales de la salud, padres e hijos disfruten de esta maravillosa etapa de la vida.

 

¿Cómo puede ayudar a los padres este libro?

Muchas familias que asisten a nuestra consulta, a nuestros grupos de mamás y bebés o que forman parte de nuestro grupo online Bebés en Movimiento muestran inquietud sobre el desarrollo del bebé. Incluso desde el embarazo empezamos a preguntarnos qué y cómo tenemos que enseñar a nuestro bebé para que se desarrolle adecuadamente a todos los niveles.

Y en base a esa preocupación el mercado de la puericultura pone a nuestro alcance infinidad de productos que nos hacen creer indispensables para que el bebé crezca sano y feliz. Y esto, muchas veces, nos hace dudar más aún de nuestro propio instinto y capacidad para criar a nuestros bebés, creyendo que necesitamos todos los artilugios que nos proponen.

Nuestro objetivo es hacer el desarrollo del bebé un tema accesible para padres, madres y cuidadores. Cuando el adulto entiende el desarrollo del bebé, el respeto, el acompañamiento y la estimulación adecuada surgen como un acto instintivo.

Por otra parte, el ritmo vertiginoso de nuestra sociedad nos hace transmitir a nuestros bebés esa prisa por vivir y por “quemar” fases. ¿Cuántas veces nos han preguntado si el bebé “ya” sostiene la cabeza o si “todavía” no anda solo? El desarrollo del bebé no es una carrera contrarreloj, y no es más inteligente o más listo el bebé que antes consigue ponerse de pie o sostener la cabeza, o sentarse. Los primeros momentos del desarrollo son los los cimientos de un importante edificio, que se construyen a base de experiencias, que necesitan ser vividas con la atención propia de un bebé y concediendo todo el tiempo que sea necesario.

¿Por qué decidisteis recurrir al crowdfunding como fórmula de financiación para publicar vuestro libro?

Como ya saben toda las personas que han apoyado  a tus campañas, el crowdfunding es una fórmula de financiación que se basa en el apoyo de la comunidad. Es decir, una comunidad interesada en un tema en concreto (en este caso familias y profesionales interesados por el respeto al desarrollo del bebé), apoya un proyecto para que pueda salir adelante, ya sea de forma económica o a través de la difusión en las redes sociales.

Cuando nos hablaron de esta posibilidad, nos pareció muy interesante, ya que no sólo nos ayudaría a nosotras a reunir el capital necesario para publicar nuestro libro, sino que también las familias interesadas en nuestro proyecto podrían beneficiarse obteniendo el libro a un precio rebajado, al ofrecernos su apoyo. Y no sólo el libro, sino también otros servicios, algunos de ellos no disponibles por otras vías.

La semana pasada hizo un año que recibimos nuestro libro publicado. El 14 de septiembre Bebés en Movimiento cumplió un año desde su publicación y a día de hoy ya está casi agotada la primera edición (1000 ejemplares). Estamos ya haciendo una revisión para una  segunda edición.

 

¿Impartís alguna formación específica sobre este tema?

Sí, de hecho uno de los recompensas que ofrecimos para los mecenas de la campaña de Crowdfunding fue la primera edición del curso “Bebés en Movimiento”. Se trata de un programa de 4 semanas de duración dirigida a familias que deseen acompañar el desarrollo de bebés de esta forma, así como a profesionales de la salud y educadores.

A finales de octubre se abre la segunda edición de este curso. En breve daremos más información de las fechas concretas  Si está interesado puedes pre-inscribirte rellenando el siguiente formulario, (lo encontraréis también al final del post).

 

Muchísimas gracias chicas por dedicarnos unos minutos de vuestro tiempo a contarnos todos los proyectos que estáis desarrollando y enhorabuena por vuestro trabajo.

Si quieres saber más, realizar alguna consulta o comprar el libro:

www.bebesenmovimiento.com

bebesenmovimiento2016@gmail.com

Página Facebook Bebés en Movimiento

 

Recuerda que un blog se alimenta de tus comentarios, si te ha parecido útil esta información por favor deja uno..  :-)

Un abrazo,

Firma y web

 

 

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

¿Conoces los dudús Waldorf? Hoy te hablo del proyecto de AxiTexim

Queridos amigos,

Hoy en el blog os hablo de algo que me encanta de la mano de Sònia Ferraro Nieto. Ella es maestra y logopeda, (además de muchas otras cosas), apasionada de le infancia y la educación, y trabaja en una escuela plurilingüe transfronteriza entre España y Francia.

Conocí a Sonia gracias a los signos para bebés, ya que ella estaba interesada y se animó a unirse al Programa Nimbé Aprendizaje, a través del cual acabamos de lanzar nuestra primera formación de instructoras.

Ella es tan encantadora que además se ha querido unir como colaboradora a la campaña de crowdfunding que he lanzado para poder realizar la segunda edición de mi libro en España, y gracias a ello he conocido su “segundo trabajo“, jeje, así que he querido dedicarle este espacio en el blog para dar a conocer su hermoso proyecto. ¡Aquí os dejo su presentación!

AxiTexim nació en la escuela donde trabajo junto con mi compañera y amiga Helena. A las dos nos apasiona tejer, es nuestro hobby y terapia. Un día tejiendo juntas en unas colonias escolares, nos propusimos enseñar y vender algunas de nuestras creaciones.

En un principio nos dedicábamos solamente al ganchillo pero poco a poco fuimos ampliando nuestras técnicas y la variedad de creaciones: amigurumis, chales, cuellos, gorros, atrapasueños..

Un día vi una muñeca waldorf por internet y quise realizar una para mi hijo. El hacer muñecas es una experiencia muy gratificante, ver como poco a poco van apareciendo las diferentes partes, rasgos es muy mágico. Dicen que al coger una muñeca de trapo puedes sentir el cariño, la dedicación y el cuidado con el que la fabricaron y pienso que así es.

Un muñeco de tela proporciona unas sensaciones mucho más especiales y agradables que uno de plástico. Un muñeco de trapo es único y realizado especialmente para la persona que lo adquirirá. Los muñecos waldorf no tienen apenas expresión y estimulan la creatividad, los sentidos y desprenden una ternura especial. Encontramos modelos con menos o más detalles pero todos comparten el hecho de haber sido construidos con materiales naturales y con mucho esmero.

                              

 Así pues tela y lana comparten un poquito de mi tiempo libre y de mi vida.

¿No os parecen una preciosidad? A mi me fascina esta pedagogía, y me encantaría aprender a tejer y algún día llegar a hacer una “hadita“. Por mi parte doy las gracias a Sonia por habernos acercado su proyecto, y os invito a visitar su página para disfrutar de todas sus creaciones. Ella ha donado tres dudús a la campaña, así que si te encantan tanto como a mi puedes hacerte con uno de ellos muy pronto..  😉

 

Te espero!

Un blog se alimenta de tus comentarios, si te ha parecido útil esta información por favor deja uno..  :-)

Un abrazo,

Firma y web

 

 

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

Cómo viajar en avión con un bebé y no morir en el intento

Queridos amigos,

Tenía muchas ganas de escribir este post y aportar mi granito de arena a ayudar a otras familias, ya que hace unas semanas yo misma estaba buscando esta información porque estaba a punto de viajar de México a España sola con mis dos hijos, el pequeño sigue siendo un bebé , así que os voy a compartir lo que he aprendido.

Duración y horario del vuelo

En nuestro caso el vuelo era transoceánico y duraba unas once horas. Creo que el mayor acierto fue elegir el de horario nocturno para intentar asegurar que los niños durmieran algo, (sobre todo el pequeño), ya que luego además hay que sumar el cansancio del propio vuelo y el cambio de bioritmos, jet lag y demás.. A la vuelta nos tocará viajar de día y ya estoy temiendo cómo va a ser, posteriormente actualizaré el post y os contaré cuál resultó ser la mejor opción, aunque yo ya la sospecho jeje.

 

¿Cómo preparar el viaje con niños?

Lo mejor es llevar pequeños juegos para que se puedan entretener una vez sentados, en nuestro caso preparé con la mayor una mochila pequeña que ella misma podía llevar y lo hizo con mucha ilusión. Estas son algunas de las cosas que metimos:

  • Cuaderno de mandalas para colorear
  • Estuche con pinturas de varios tipos, lápiz, goma y sacapuntas
  • Un par de cuentos (para ella y su hermano)
  • Plastilinas de colores (si pueden ser de las que se comen sin riesgo mejor si tienes bebé)
  • Abanico hecho por ella misma (con esto se entretiene un rato)
  • Botellita de agua pequeña
  • Almohadita hinchable para sostener el cuello al dormir
  • Mini peluche para abrazar al dormir y no extrañar tanto
  • Libro de pegatinas (esto da muuuuucho juego jeje)
  • Postales o regalitos pequeños para dar a la familia al llegar
  • Cartas para jugar a modo de memory o similar
  • Pequeños animalitos para el pequeño

 

Otra opción de entretenimiento son las pantallas, aunque en general yo no soy muy amiga de ellas con menos de dos años, pero bueno, son un plan B en caso de no lograr que vayan más o menos tranquilos, las del avión siempre tienen películas infantiles y algunos juegos. No hace falta que lleves la tablet, una cosa menos a cargar jeje  😉

¿Y con bebés?

Respecto al bebé, lo más importante a tener en cuenta es el despegue y el aterrizaje, ya que pueden sentirse incómodos por el cambio de altitud cuando se les taponan un poco los oídos. A un niño mayor puedes decirle que trague o bostece para sentirse mejor, pero a un bebé es difícil, así que lo ideal es que en esos momentos vaya tomando leche, ya sea con lactancia natural o con un biberón, así se relajará y no notará nada extraño.

Un truquiito que me aconsejaron justo antes de venir fue el llevarse suero, agua de mar o algo similar para poder echarles en la nariz justo antes de embarcar. Eso hace también que tengan las vías respiratorias más despejadas y les ayude con todo este tema de la posible sensación de tapón en los oídos.

Has de saber también que normalmente los menores de 2 años no ocupan asiento, por seguridad tienen que ir en el regazo del adulto con un cinturón de seguridad especial que se une al nuestro. Por una parte está bien porque apenas pagan una pequeña cantidad simbólica, (como un 20% del precio del billete, y los niños más mayores como un 80%), pero lo malo es que se te cansan un poco los brazos si has de llevarlo continuamente encima, por lo que llevar un portabebés en el equipaje de mano puede ser también una gran idea, tanto para el vuelo como a la hora de salida, (la sillita la sueles poder llevar hasta el embarque y luego tienes que informarte muy bien de dónde te la van a devolver).

Generalmente las grandes compañías disponen de cunas que montan cuando el vuelo ya ha tomado altura fijándolas a un panel frontal delante de una fila de asientos especiales para estos casos, (suele ser la fila justo detrás de la zona bussines class). Nosotros por ejemplo la solicitamos la primera vez con Iberia, pero como hay un límite máximo de peso que ronda los 8 kilos esta vez ya no podíamos.

Imagen de Bonvoyage Agencia

En nuestro caso llevamos haciendo colecho desde que nuestro bebé nació, y está acostumbrado a dormir muy cerquita mío, pero no es lo mismo dormir en su propio colchón que encima de mi continuamente y en posición medio sentada, así que esta fue la parte más dura, él se mueve mucho y no podía hacerlo libremente, por lo que al no estar muy cómodo se despertó y lloró unas cuantas veces.

Afortunadamente nosotros seguimos con el pecho, que es un gran aliado en este tipo de situaciones y el vuelo era una de las razones que me animaban a continuar con la lactancia jeje. Una amiga mía dice que la teta es un “silenciador”, y es totalmente verdad. En ese momento es que son altas horas de la madrugada y todo el avión está oscuro y en calmado, se oye el grito estridente de tu bebé y el pasaje comienza a mirarte con cara de pocos amigos.. le arrimas al pecho y voilá, ya no hay bebé llorando  😉

 

Y el otro tema super importante es el de la comida. Mi bebé por ejemplo está en una fase que bebé muchísima leche y come también casi todo tipo de sólidos, pero al no pagar asiento tampoco se les ofrece la comida del me

nú, que digámoslo francamente, no es para tirar cohetes ni mucho menos  🙂 Así que después de encontrar las normas de la aerolínea en este punto (Iberia Bebés) decidí llevar una neverita con tetabricks pequeños de leche hasta completar el litro permitido junto con biberones y algunas comidas en pequeños tupper, no me pusieron ningún problema la verdad. Lo único complicado fue poder abrir bien los tetabricks (eran de esos de pajita), para volcar el contenido en los biberones sin derramar nada, que algún accidente hubo jeje. A veces las azafatas se apiadan y te la calientan un poco o te ofrecen de la que tienen para los adultos, pero como no puedes contar con eso seguro al 100% cuanto más prevenida seas mejor, incluso he visto alguna mamá que se lleva un calienta biberones de esos que puedes enchufar hasta por USB, ¡eso sí que es estar al día jeje!

Bueno, pues creo que esto es más o menos todo lo que tienes que tener en cuenta. Huye de los consejos de cansarles antes, que no duerman siesta ese día o similar, todo lo que sea salirse de las rutinas luego repercutirá negativamente, así que mejor pasar de eso. Eso si, no olvides llevar una bolsa con un par de mudas, (nunca se sabe lo que puede pasar si derraman el vaso de agua de la mesita por ejemplo), pañales y toallitas suficientes, paracetamol e ibuprofeno por si las moscas, y chaquetitas o manga larga para que no pasen frío dentro, que aunque te dan mantas a veces el aire que cae es demasiado frío.. ¡A disfrutar del viaje!

¿Cómo se ahoga un niño?

Desde hace unos días circula por la red un vídeo de un niño a punto de ahogarse en una piscina. No sabía si me atrevería a verlo, pero finalmente lo hice por una razón: mis hijos.

Cada verano vemos en las noticias casos de niños que se ahogan y nunca nos explicamos cómo puede seguir pasando, pero lo que al menos yo no sabía es que no suele parecer un ahogamiento y aunque el niño esté rodeado de adultos como este caso puede que ninguno se de cuenta de que necesita ayuda.

 

 

Vi el vídeo casi aguantando mi propia respiración, no se los minutos que pasan, pero a mi me pareció una eternidad. Al principio parece que el niño está jugando, y probablemente todo comenzó así. Cuando aprenden a bucear les gusta mucho meter la cabeza bajo el agua, dar volteretas.. Pero siempre hay que estar muy vigilantes, y comprobar que de vez en cuando saca la cabeza del agua, y ojo, la cabeza entera, es decir, que al menos salga la nariz y si le vemos la boca mejor.

Creo que es muy importante que todos los padres veamos el vídeo y tengamos conciencia, estas cosas ocurren muy rápido y pueden cambiar radicalmente nuestra vida. Suceden incluso a niños mayores de hasta 12 años que saben nadar hace mucho tiempo, y puede suceder también en la bañera de casa o del bebé con apenas 2 centímetros de agua..

Yo llevé a mi hija mayor a matronatación desde que tenía unos 8 meses, con el pequeño no he tenido oportunidad y siento que está completamente indefenso bajo el agua, espero poder comenzar pronto.

Aquí te comparto otro excelente vídeo de un método para enseñar a los bebés a sobrevivir en el agua, se trata de que puedan darse la vuelta y flotar hasta ser rescatados, ojalá nos lo enseñaran a todos los padres. ¿Dónde se podrá aprender? La verdad es que me encantaría y creo que sería una de las mejores inversiones para nuestros hijos.

Actualización del post: una persona de confianza que trabaja en este ámbito se ha puesto en contacto conmigo y me ha comentado que este método no es nada respetuoso con los niños, así que ya tengo mis dudas..  🙁

 

¿Has tenido alguna vez un susto en una piscina? ¿Conoces algún caso cercano? Cuéntame en los comentarios, toda ayuda será beneficiosa para padres y niños.

Antes de despedirme te dejo también el enlace al artículo que escribí sobre el ahogamiento secundario, otro tema imprescindible de conocer. Un abrazo y por favor, nunca dejes de observar a tus hijos cuando estén en el agua.

Mucha atención al ahogamiento secundario

 

Un blog se alimenta de tus comentarios, si te ha parecido útil esta información por favor deja uno..  :-)

Un abrazo,

Firma y web

 

 

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

“Necesito un abrazo”. Conectar antes que gritar

Muy buenas amigos!

Hoy escribo este post tras las reflexiones que he tenido con mi almohada después de dar hace unos días mi taller “Libertad y Límites” basado en los principios de la Pedagogía Montessori.

A estos talleres siempre acuden grupos de mamás con peques de diferentes edades y cada una está atravesando por diferentes desafíos de la crianza.

Por ejemplo, es muy común la crisis que se da hacia los dos años, los “Terrible Twos” como a veces dicen, fase en la que los niños se revelan por todo, se les coloca el famoso “NO” en sus pequeñas boquitas y comienzan a retarnos y explorar los límites. Seguro que te resulta familiar, ¿verdad?

Las crisis del desarrollo

Esta etapa que ocurre hacia los dos años es conocida a veces por la de las “rabietas” o explosiones emocionales, (no me gusta mucho la primera palabra la verdad), pero si entendemos su importancia en el desarrollo del niño podremos afrontarla desde el amor y el respeto, (ya escribí sobre ello en este otro post sobre las temidas rabietas).

Es una fase muy necesaria y de hecho es cuando ocurre una de las crisis evolutivas más interesantes en la infancia del niño: la de auto-afirmación. Comienza cuando empiezan a utilizar la palabra “no” entre los 18 y 20 meses, y termina una vez que la palabra “yo” aparece en su vocabulario, entre los 32 y 36 meses. El bebé pasa a convertirse en niño, llegando a una etapa muy importante del desarrollo de la identidad personal, y culminando con la conciencia de que es un ser humano individual y único.

En realidad, durante los primeros 3 años de vida ocurren cuatro crisis evolutivas y esta es sólo una de ellas, (quizá la más conocida), si te interesa saber más sobre este tema te recomiendo leer este estupendo post de mi compañera Cristina Tebar de Montessori en Casa.

También pueden darse otras crisis debidas a acontecimientos o circunstancias en la familia tan comunes como por ejemplo la llegada de un hermanito, que sin dudas hace que el que había sido hijo único durante toda su vida se sienta ciertamente “destronado“.

En nuestro caso por ejemplo la mayor se lleva unos cinco años con el bebé, vivió el embarazo con mucha ilusión, el parto con un poco menos y durante el primer año comenzó a desplegar todo su amor, pero una vez que el pequeño comenzó a estar más despierto, a interactuar con la familia y hacer “monerías” a ella empezó a hacerle menos gracia, y es algo totalmente entendible.

Cómo establecer límites de la mejor forma posible

Ya he contado en otras ocasiones las bondades de la Disciplina Positiva, para mi la verdad fue todo un descubrimiento y después de hacer un curso y leer el libro de Jane Nelsen voy poco a poco intentando poner todo en práctica. Lo más difícil sin duda es cambiar nuestros propios patrones y a veces cuesta enormemente replantear nuestro modo de actuación que nos sale casi “en automático”.

Por ejemplo, el intentar explicar los límites de forma positiva es algo que cuesta muchísimo, pero si lo logramos tiene excelentes resultados. Piensa un instante, si yo te digo “no imagines un elefante rosa con alas“,¿qué está viendo tu cerebro? Exactamente un elefante rosa con alas. Lo mismo pasa si al niño le decimos “no pegues“, o “no entres a la cocina, o “no cruces sin darme la mano“. Es mucho más efectivo si eliminamos el no de nuestras indicaciones, ya que para el cerebro del niño cuesta un gran trabajo “descodificarlo“, por tanto podemos decir “tocamos suave“, “si entras a la cocina papá o mamá te acompañamos“, o “para cruzar nos damos la mano“.

También es importante explicar que los límites proporcionan seguridad y que cuando los establecemos tienen un por qué, (no toques la puerta del horno que quema, no metas los dedos en el enchufe, etc). Me parece algo crucial que el niño entienda que no los ponemos por capricho y que siempre hay una razón detrás, (podemos adaptar la explicación a su edad). De este modo a la larga se irá formando un criterio propio y desarrollando su pensamiento crítico. Así, evitaremos caer en que el niño “obedezca” por miedo, o porque los mayores mandan. En este sentido recomiendo mucho leer sobre la indefensión aprendida y sobre el experimento Milgram.

Y no olvidemos que la mejor forma de que los límites se respeten es cuando son acordados, por ejemplo, se pueden discutir en una reunión familiar, tal y como se fomenta en la Disciplina Positiva, integrando a los pequeños para desarrollar su sentido de pertenencia. Además, los límites han de ser iguales para todos, si decimos que en casa se trata con respeto a todos los miembros de la familia, pues luego no debe pasar que mamá y papá se griten delante de los peques.

¿Y qué podemos hacer ante una explosión emocional que se nos va de las manos?

En primer lugar recomiendo siempre trabajar en las emociones cuando todo está en calma, de este modo tendremos algunas herramientas para poder utilizar en los momentos difíciles. Podemos leer cuentos,  jugar a las emociones, explicarles cómo funciona su cerebro de forma sencilla y visual a través del modelo  “el cerebro en una mano“, o enseñarles recursos como el juego del silencio y el frasco de la calma.

Debemos tener siempre en mente que nosotros somos los adultos, esto es a veces difícil porque las emociones se “contagian” fácilmente a través de nuestras neuronas espejo. Si entendemos el funcionamiento del cerebro de nuestros pequeños podremos acompañarles de forma respetuosa en estos momentos de crisis validando siempre sus emociones, (aquí puedes leer el post que escribí sobre cómo afrontar las rabietas desde el amor y el respeto).

Y recordar que no sirve de nada gritar o sermonear, que puede ser que veamos efectos a corto plazo si amenazamos, castigamos o mandamos al niño a su habitación, pero realmente no se está produciendo un aprendizaje, ya que el cerebro “se desconecta” en estas situaciones, (aquí puedes leer otro artículo).

Y un recurso que nunca falla es el abrazo. Cuando el niño entra en una explosión emocional de la que no sabe salir aumentan las hormonas del estrés en su cuerpo, (como el cortisol por ejemplo), y una excelente forma de intentar sacarle de ese estado es buscar la conexión, y si puede ser física mejor, ya que sobre todo con el sentido del tacto podemos favorecer la secrección de oxitocina, la hormona del amor. Ponerlos a su altura y mirarle a los ojos, decirle que entendemos como se siente, que estamos ahí para acompañarle..

Antes que intentar abrazarles nosotros, (ya que podrían sentirse invadidos y mostrar aún más rechazo), una cosa que nunca suele fallar suele ser esta: “necesito un abrazo“. Puede ser que en ese momento el niño no entienda nada, pero esto le hará salir poco a poco, y darse cuenta de que en su mano está aliviar la situación, aumentará su sentido de pertenencia y lo hará de muy buena gana cuando se sienta preparado si respetamos su tiempo.

¿Qué te parece? ¿Lo has probado alguna vez? ¡Me encantará leerte en los comentarios!

Recuerda que este mes estoy de ANIVERSARIO y por tanto quiero ofrecerte un excelente regalo. Este jueves 29 de junio voy a ofrecer un webinar gratuito sobre cómo educar desde la inteligencia emocional. Pincha en la imagen para ver el evento en Facebook y suscríbete a la web si aún no lo estás para que pueda hacerte llegar por email todos los detalles para asistir en directo y hacerme todas las preguntas que quieras, aprovecha esta oportunidad porque voy a darte muchas claves para el verano, ¡te espero!

Apunta la cita en tu agenda, el próximo jueves 29 , toma nota:

  • 15:00 hora México
  • 22:00 hora España

 

Mientras llega el día, aquí te dejo más artículos para que puedas seguir leyendo:

 

Un abrazo, te veo en los comentarios

Firma y web

¿Jugamos a las emociones?

Queridos amigos,

Los que me conocéis sabéis que me encanta el tema de la Inteligencia Emocional y sobre todo comenzar a trabajarlo con los niños desde bien pequeños.

En casa los Santa Claus trajo el “Emocionario” a nuestra hija mayor cuando tenía apenas 3 o 4 años, y aunque aún no sabía leer si que podíamos describir cada una de las emociones mientras ella observaba las preciosas ilustraciones.

Creo que el primer paso es siempre comenzar a identificarlas, aprender a ponerles nombre y de ahí ya podremos reconocerlas y en un paso posterior poco a poco gestionarlas.

Hace poco escribía un artículo en un blog con el que colaboro sobre una herramienta que me encanta desde que l descubrí: “el cerebro en una mano“, propuesta por Daniel Sieguel, autor del fantástico libro “El cerebro del Niño“. Si quieres conocerla te invito a que leas el post en este enlace.

Y como siempre estoy aprendiendo y buscando nuevas propuestas para nuestros pequeños hoy os presento un juego que me parece muy interesante. Está creado por Amelié Daza,  de Witty Wood Toys, mamá emprendedora a la que entrevisté también en el blog, (puedes leer su entrevista aquí).

Este juego se presenta como un conjunto de 24 cartas que con ilustraciones de las emociones, (12 parejas en total), que vienen en una cómoda cajita con su bolsa e instrucciones.

 

Las tarjetas son muy cómodas de manejar y nos permite hacer muuuuchas cosas. Cuando son pequeños se pueden emplear para aprender a ponerle nombre a cada una de las emociones que sentimos, fijándonos en las ilustraciones y comentándolas.

Es muy interesante pararse a  reconocer la expresión facial asociada a cada una de ellas, ¿sabías que las emociones primarias son muy instintivas y que incluso las expresan de la misma forma las personas de diferentes culturas, los animales y las personas ciegas?

A nosotros nos gusta mucho jugar a que somos mimos: por ejemplo, yo me pongo a representar la cara de una emoción y mi hija tiene que adivinarla, yo no puedo hablar y ella tampoco puede hacer preguntas, así que sólo puede interpretar los gestos..¡muy divertido y teatral!

Y a ella le entretiene mucho utilizar las tarjetas como un Mémory, colocando todas hacia abajo y ir dándolas la vuelta por pares a ver si acierta las parejas, ¡siempre nos gana!

 

Bueno, pues otro recurso más que hemos conocido y que utilizaremos bastante este verano. Como ocupa tan poquito creo que es perfecto para meter en la bolsa de la piscina y entretenerse un rato en el cesped o la arena de la playa.  🙂

Como te decía al principio, este es un tema que me encanta. La Inteligencia Emocional es clave para el éxito en la vida. Dicen que puedes conseguir un trabajo por tu CV, logros y experiencia profesional, pero si alguna vez pierdes el empleo porque la empresa tiene que hacer reajustes y “sobra” personal la razón de que resultes elegido será sobre todo el función de tu capacidad para trabajar en equipo, relacionarte con los demás, saber resolver problemas y crear un buen ambiente, todas ellas cualidades de la inteligencia emocional.  En los cursos que hacemos regularmente siempre se reúnen grupos de alumnos padres y educadores que lo tienen claro: cuanto antes comencemos a trabajarla en nuestros peques mucho mejor, les aseguraremos mayor capacidad para desenvolverse en la vida y lograr la felicidad.

¿Qué opinas tú? ¡Me encantaría leerte en los comentarios!

De momento, antes de despedirme, me gustaría hacerte un regalo. La semana pasada ha sido el aniversario de mi web, ¡cinco años ya! Como he estado tan liada con la publicación de mi libro casi se me pasa por alto, pero estas cosas hay que celebrarlas. Otros años he realizado sorteos con algunos premios que me han cedido colaboradoras, pero este año quiero hacer un regalo que llegue a TODOS y cada uno de vosotros.

Por esta razón, el próximo jueves 29 voy a ofrecer un webinar gratuito al que te invito desde ya mismo, para que te puedas ir haciendo un hueco en tu agenda, toma nota:

  • 15:00 hora México
  • 22:00 hora España

Si no estas suscrito a mi web hazlo ahora dejando tu email aquí para que pueda enviarte todos los detalles de acceso para que puedas verlo en directo y preguntarte todo lo que te preocupe sobre este apasionante tema.

Mientras llega el día, aquí te dejo más artículos para que puedas seguir leyendo:

 

Un abrazo, te veo en los comentarios

Firma y web

¿Te ha gustado este artículo? Me encantaría que nos dejases un comentario contándonos cómo fue tu caso, si sentiste en alguna ocasión ese sentimiento de culpa, críticas o falta de apoyo en tu entorno.Si te ha gustado el artículo te invito a compartirlo y si quieres también  puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

Un abrazo.

30 cosas que no sabes sobre mi

Cuando veo este tipo de entradas en un blog siempre voy a leerlas, me encanta conocer a la persona que está detrás de la pantalla y saber un poco más de ella, y no había reparado en que yo no lo había hecho, así que me uno a la iniciativa de otras compañeras blogueras, ¡ahí va!  😉

  1. Soy una idealista nata. No podría vivir simplemente conformándome con “esto es lo que hay“.
  2. Normalmente soy muy “zen” y pacifista, pero como me encabrone, estallo, jeje.
  3. Me encanta la asertividad, aunque a veces me trae problemas. ¿Por qué lo complicamos todo tanto?
  4. Nunca se me han caído los anillos por trabajar. He sido desde encuestadora a pie de calle, payasa, pintacaritas, camarera, niñera, montadora de eventos, mercadillista, profesora, autora..etc
  5. De niña era “mala comedora“, siempre andaba con anemia y no me dan miedo las agujas de tantos análisis que me hacían. Una de las pocas cosas que comía era “colacao con yema“, invento de mi madre para nutrirme de alguna forma. Aún recuerdo su sabor, (era menos de medio vaso todo muy espeso y concentrado,jeje).
  6. Hoy en día me encanta comer y no puedo aguantar más de 3 horas sin meterme algo al cuerpo, como muy saludable y para mi es uno de los placeres de la vida, junto con el vino, jeje.
  7. De pequeña tenía un ídolo: Mc Gyver, ¿te acuerdas de esa serie? Madre mía la de cosas que hacía ese hombre encerrado en una habitación con un solo chicle, jeje
  8. El primer concierto al que asistí fue de Michael Jackson cuando tenía 13 años. Después de aquello me hice super fan y estaba en plena edad del pavo, ¡no te imaginas lo que me duró!
  9. Cuando era muy chiquita iba a una guardería en la que estaba con algunos niños de otras edades. Me ponía a escuchar lo que aprendían otros y cuando entré a “parbulitos” en mi colegio definitivo sabía sumar de carrerilla la baraja de cartas (sumas de dos cifras con llevadas). Mi madre me cuenta que me costó muchísimo adaptarme.
  10. Mis profesoras llegaron a decirle a mis padres que pensaban que yo podía ser “superdotada“, esa palabra siempre me ha dado enorme respeto, y de hecho viví con complejo de “empollona” mis años de colegio.
  11. Me propuse subir mi nota media y lo logré, terminé el instituto con matricula de honor y me becaron el primer año de Universidad. Siempre fui “buena estudiante“, pero es que realmente me gustaba aprender y a día de hoy sigo igual, me encanta estar siempre formándome y a veces padezco “cursitis“.
  12. También terminé mi proyecto fin de carrera con esa nota, aunque eso no vale de nada.. En 2008 recibí una beca para hacer un MBA gracias a mi expediente académico y mi trayectoria profesional, (eso sí que es de agradecer, ya que creo que de no ser así no lo habría hecho, jeje)
  13. Mi primer trabajo como ingeniera fue con 22 añitos, y para el cohete Ariane de la Agencia Espacial Europea, un sueño que duró dos años mientras terminaba la carrera.
  14. Con 24 años entré a trabajar en la fábrica de Peugeot-Citroën en Madrid, siendo jefa de una línea de montaje y con casi 40 personas a mi cargo. Los operarios me doblaban la edad, así que imagina lo que me tomaban el pelo al principio. Teníamos que hacer 307 coches al turno y la cadena paraba tres veces al día en lo que llamaban “los meos”, un trabajo lleno de hombres que me hizo mucha “costra“.                                 
  15. No me gustan las personas conformistas y que no se plantean las cosas, tuve una pareja así y resultó agotador.
  16. Si alguna vez me concedieran el deseo de tomarme un café con alguien famoso creo que elegiría Brad Pit, para comprobar de cerca si tanta belleza es real. 😉
  17. A la pregunta de ¿porqué haces esto?, como me respondas “porque siempre se ha hecho así“, me matas. A parte de que por lo general me gusta ir a contra corriente, he trabajado durante muchos años en mejora continua precisamente intentando cambiar esta actitud, así que ya es un “defecto profesional“..
  18. A veces no tengo ni idea de dónde saco mi “auto-motivación“, me sorprendo a mi misma viendo cómo resurjo en las circunstancias adversas.
  19. Mi abuela materna estuvo muy presente en mi infancia, es como si segunda madre y sigo soñando con ella, la tengo una gran admiración y dejó una huella muy profunda en mi.
  20. Tengo un vínculo muy fuerte con mi madre, y lamento mucho cuando escucho a amigos que no tienen una buena relación con esta figura tan importante en nuestras vidas. La primera vez que leí sobre el efecto Pigmalión me di cuenta de todo lo que ella había logrado sin saberlo.
  21. Hace poco descubrí el tema de los arquetipos del dinero y al hacer el test se confirmó que tengo la personalidad alquimista, una idealista pura que cree en el trabajo asociativo, poder hacer un mundo un poquito mejor y que a veces siente una relación amor / odio con el dinero, porque cree que puede corromper a las personas.
  22. Mi escritor favorito es Juanjo Millas, le escuché muchos años en la radio también y siempre me sacaba una sonrisa. Una vez en la Feria del Libro del Retiro le pedí que me firmara un libro y casi me tragó la tierra, no podía ni hablar de lo que se me secó la garganta y sólo quería disimular que hasta me temblaba el pulso.
  23. Cuando me convertí en madre me encontré muy sola: con una niña un poquito prematura a la que le costaba muchísimo coger peso, mi pareja viajando a Argelia por trabajo, mi madre viviendo a 600 km y algo alejada de mis amigas de toda la vida porque me había ido a otra ciudad. Decidí que tenía que hacer todo lo posible porque ninguna mujer tuviera que vivir esto, y 3 años después logré fundar una asociación de crianza.
  24. En mi segundo parto sabía muchas más cosas y tenía las ideas infinitamente claras. Cuando me dijeron que me iban a poner oxitocina sintética porque era el “protocolo” cuando se llegaba habiendo roto aguas me levante super indignada y aseguré que si no iban a cumplir mi plan de parto me iba a dar a luz a otro sitio. Al final recularon y tuve un parto muy respetado, con pelota de pilates, luz tenue, muy natural y con espejo para el expulsivo. Ah! ¡y también el gas Kalinox que me hacía coger fuerzas y soltar una sonrisa de vez en cuando!
  25. En la lactancia de mi primera hija engordé unos cuantos kilos, tantos que pensaba que se me habían encogido los pantalones de embarazada. Fue la primera y única vez que hice una dieta en mi vida, y muy duro, pero soy muy tenaz.
  26. En la segunda lactancia me he quedado en los huesos, concretamente en 43,5 kg. Este hijo mío me está absorbiendo el alma, jeje. Bueno, también tiene que ver que ha sido el mayor año de cambios en mi vida y entre otras cosas nos hemos mudado de país, ¡pero me pongo ciega a guacamole!
  27. Creo que no podría vivir sin café, en serio, me desmayaría antes de salir de casa. Reducirlo al mínimo en los embarazos me costó lo mío, (bueno, confieso que también me pasó con el vino)
  28. Siempre me dio mucho miedo hablar en público, de pequeña me ponía roja como un tomate y me temblaba la voz. Hasta me daba vergüenza si me mandaban leer en alto y me ponía malísima. Quien iba a decir que ahora me encanta dar cursos, hacer vídeos en directo y mi sueño es dar una ponencia en TEDx.
  29. También me da miedo volar. He pasado rachas muy malas, y haber trabajado en aeronáutica, (AIRBUS, por ejemplo), no me ha ayudado: quizá he visto cosas que sería mejor no ver..
  30. A día de hoy soy Guía Montessori de Comunidad Infantil, y aún me cuesta creérmelo. Estoy a punto de publicar un libro y mi sueño es montar una Escuela cuando regrese a mi país. Sigo creyendo en que es posible cambiar el mundo y espero continuar incansable hasta la muerte.

 

 

¿Qué te ha parecido? ¿Te imaginabas estas cosas?

Me encantaría que me dijeses qué es lo que más te ha sorprendido, así como que me cuentes en qué nos parecemos.. Si estás leyendo este blog es porque en algún momento “hemos conectado“, así que me alegro infinitamente.

¡Estoy deseando leerte!  😉

Firma y web

 

 

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

Compartir o no compartir

Queridos amigos,

Hoy traemos un nuevo artículo de nuestra estupenda colaboradora Maria Elena Rubio, de Enea Coaching Psicología. Si te perdiste el anterior te invito a leerlo en este enlace y también a que sigas su trabajo en página de Facebook. 

Ahí va su reflexión de hoy!

**********************************************************************************************

Desde hace unos días corre por las redes sociales un artículo en el que se habla de una madre que escribió en Facebook Mi hijo no tiene que compartir sus juguetes con el tuyo y se está haciendo viral,  con opiniones de todo tipo.

¿Qué opináis vosotros de tema? ¿Crees que es bueno que tu hijo aprenda a compartir en el parque o con los primos y hermanos? ¿Estás cansado de ir detrás de él diciendo “Si no se lo das nos vamos a tener que ir del parque, porque hay que compartir”?

CÓMO AFRONTAR EL “MOMENTO COMPARTIR”:

  • Como siempre, utilicemos la EMPATÍA. Pongámonos en el lugar de nuestro hijo, o en el del niño de turno en el parque. ¿Acaba de sacar su juguete y lo está utilizando él? ¿No es en este caso normal que no quiera compartirlo en ese momento? Tal vez sea nuevo, tal vez sea su juguete favorito… si es tu hijo quien lo quiere, tendremos que hacerle entender que ahora el amiguito está utilizándolo y no le apetece prestarlo. Tendrá que esperar, jugar a otra cosa, etc.
  • No le obliguemos a compartir. La obligación es restarle autonomía y seguridad en sí mismo. Valora cada situación, hazle ver lo bueno que es compartir en algunas ocasiones, para pasarlo mejor, para jugar juntos, para que los amigos luego compartan contigo otros juguetes o comida, etc; pero respeta su decisión. Lo importante es hacer mella en el mensaje, y sobretodo, que en tu día a día, él vea que tú compartes, que eres feliz ayudando y dejando cosas a tus amigos, a él mismo… como siempre decimos, lo que ellos aprenden es lo que ven hacer, no lo que les decimos.

Compartir o no compartir

Al valorar cada situación, también puede ocurrir que tu hijo no quiera compartir, pero sí quiera coger todos los juguetes de los demás, y tener los suyos a buen recaudo. Explícale entonces que tal vez los amigos no quieran compartir con él, como hace él, o incluso indicarle que en tal caso seas tú quien no le deje coger los juguetes de los amigos, hasta que él no saque los suyos. Puedes incluso negociar con él, si hay alguno especial que no quiera compartir bajo ningún concepto (su preferido, el nuevo, o simplemente el que ese día él decida…).

  • Acompáñale a gestionar la frustración. A veces es él quien no comparte, y a veces son los amigos u otros niños en el parque. Tendrá que aprender esta realidad, desde el cariño y la empatía. Flaco favor le hacemos diciéndole “Tu amiguito se lo pierde si no quiere compartir” (no juzguemos al otro) o por todo lo contrario, utilizando etiquetas “Como tú has sido malo y egoísta, nadie quiere jugar o compartir contigo las cosas” (midamos nuestras palabras, ser MALO y EGOISTA tienen una carga negativa que no aporta ningún valor a tu hijo; todo lo contrario, sólo mina su autoconcepto y autoestima). Con un “Bueno hijo, ahora tu amigo no quiere compartir, como te pasa a ti a veces, así que tendrás que jugar a otra cosa o pedírselo en un rato”, calará más hondo y sin hacer tanto daño.
  • El niño tiene que aprender a decir que NO en algunas ocasiones. Me canso de ver adultos en la consulta infelices y con problemas de pareja, sociales o en el trabajo porque no son capaces de decir que NO a situaciones que no les gustan. Es en los primeros años de vida cuando uno se forja como persona y cuando adquiere seguridad para saber lo que quiere o, todo lo contrario, inseguridad y necesidad siempre de la aceptación del otro. Lo más saludable es saber que uno puede decir que NO a veces, en determinadas situaciones, de la manera más justa posible, sin la necesidad de pensar que se es una mala persona egoísta.

Con todo esto no quiero que confundamos en NO COMPARTIR con la falta de LÍMITES ni NORMAS DE EDUCACIÓN. Nada más lejos de la realidad. Siempre hay momentos de compartir, que tendrán que aprender y practicar, siempre debe haber momentos de no compartir, y tú deberás mostrarle el camino, con los límites adecuados y tratando de inculcar los valores que consideres más acordes a ti.

Otra cosa muy distinta es cómo te sientes tú, como padre, en esas situaciones. Valora si lo que prevalece es lo incómodo que estás sintiéndote juzgado por otros padres. Piensa que siempre habrá padres que compartan tu postura, otros que sencillamente no la juzguen, y otros, muchos otros, que juzgarán cada paso que des. Cómo te influye esto en tu forma de educar es lo que importa en realidad. Haz las cosas por lo que consideres lo mejor para tu hijo porque creas que le va ayudar en su día a día y en su desarrollo como persona, no por lo que piensen los demás, porque nunca harás las cosas a gusto de todos, ni tampoco es necesario… ¿o sí?.

Elena Rubio

enealogo

 

 

Muchísimas gracias Elena por su excelente colaboración, ¡como siempre!

Firma y web

¿Te ha gustado este artículo? Me encantaría que nos dejases un comentario contándonos cómo fue tu caso, si sentiste en alguna ocasión ese sentimiento de culpa, críticas o falta de apoyo en tu entorno.Si te ha gustado el artículo te invito a compartirlo y si quieres también  puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

Escuchar a los bebés

Me gustaría reproducir un texto de  Vimala Schneider, la fundadora del la Asociación Internacional de Masaje Infantil IAIM y que estudiamos en la formación de educador de Masaje Infantil. Me parece realmente precioso y para reflexionar mucho, espero que os guste.

_________

Mi trabajo con padres y bebés durante los últimos doce años me ha confirmado que los bebés tienen tres necesidades comunes: Necesitan conectar con sus cuidadores, recibir señales sensoriales concretas para responder adecuadamente, y ser escuchados. Cuando estos tres factores tienen lugar (interaccionadamente) en un ambiente sano, los bebés irradian salud, bienestar y satisfacción, independientemente de! carácter de cada uno. Cuando alguna de estas necesidades no queda satisfecha, el bebé tiene que emplear una gran cantidad de energía para adaptarse a las consecuencias.

Los bebés necesitan conectar con sus cuidadores

Joseph Chilton Pearce, en “Magical Child Matures (La mágica maduración del bebé) enfatiza que es innato en lo niño/as “seguir el modelo” que los padres les presentan. Explica que el cianoíipo interno, en su proceso de desarrollo, contiene todas las posibilidades para su realización. Por tanto las experiencias particulares que tienen los niño/as dependen de lo que sus modelos reflejan en ellos. El cianotipo interior lleva al niño/a a buscar aquellos espejos y a interaccionar con ellos. •

Por ejemplo, si un bebé de madre hispano parlante es llevado a una madre de habla swahili, la estructura de su lenguaje será swahili. Las posibilidades para el lenguaje están en el cianoíipo universal interno del bebé; el espejo colocado frente a él, en la forma de modelo de cuidador, extrae de su cianotipo interior la configuración particular de la expresión del bebé. Los modelos no presentados causan la atrofia de aquella parte del cianotipo; es mucho más difícil aprender otro idioma después de este período específico en el cual el modelo es de importancia básica para el niño/a.

Cuando aplicamos esta idea a los modelos espirituales y emocionales podemos empezar a ver la importancia de las sutiles señales que damos a nuestros niño/ as. Es i importante tener en cuenta que no se trata de u n proceso mecánico ; es más holístico. Se impregna en el ser y no solamente en una parte, como por ejemplo el intelecto. Un padre o una madre que presente un modelo de realización intelectual puede desplegar en el cianotipo del niño/a una gran inteligencia, pero sin una adecuada sensibilidad hacia sus otras necesidades, se convertirá en una persona muy inteligente pero carente de emotividad y sensibilidad.

Escuchar al bebé

Foto cortesía de de Lírica Aragão (Flickr)

Cuando apoyamos correctamente al bebé en su totalidad desde el principio, crece con seguridad y confianza. ¿Cómo se logra esto? Transmitiendo respeto, prestan-do atención, siendo honestos y ofreciendo amor incondicional en nuestras re.laciones con los niño/as.

Los padres que no creen que su bebé tiene capacidad de interacción, o que no es suficientemente “rápido” para captar las señales y estímulos del medioambiente, no tienen en cuenta la presencia del bebé. El bebé recibe este mensaje: No soy merecedor de respeto. Surge el conflicto entre el cianotipo interno del niño/a, que asume las limitaciones que le han dado, y el mensaje que le llega de los padres, con quienes se ve impulsadq a estar de acuerdo.

Dependiendo de la situación, de este conflicto puede surgir fustracíón y más tarde enfado, o depresión y falta de fe. Por la manera que nuestra sociedad está estructurada, raramente nos damos cuenta de todo esto hasta que el niño/a llega ala edad adulta, cuando su manera de ser cuenta más, por su capacidad, para formar parte de la sociedad como un todo. Entonces se hace muy evidente; la gente a quien le es imposible dar, o que persiste en comportamientos autodestruc-tivos, vengándose y destruyendo a los que les rodean.

Los bebés necesitan señales sensoriales

Los bebés están preprados por la naturaleza para una serie específica de eventualidades que desbloquean el cianotipo de las limitaciones que llevan consigo. Al nacer ya están alerta y preparados para empezar; las hormonas del estrés producidas al principio del parto han ayudado a crear un número masivo de nuevos eslabones de conexión entre las neuronas y el cerebro del recién nacido.

El bebé está preparado para todo el aprendizaje que tendrá lugar en los meses siguientes. Pero si su cuerpo sigue produciendo hormonas del estrés, este momento importante se pierde; tiene lugar una especie’de shock con el cual el cerebro se bloquea. El sueño invadirá al bebé y se volverá irritable, no participará y sonreirá poco durante las cuatro o seis primeras semanas de vida.

El cerebro del bebé precisa de ciertas señales que le indiquen que puede parar la producción de hormonas del estrés inmediatamente después del nacimiento. Estas señales vienen del sistema sensorial de la madre e incluyen el contacto con la mirada, contacto piel a piel, reconocimiento del sonido de la respiración de la madre y de los latidos de su corazón, el olor de su cuerpo y el sonido de su voz. Cuando el bebé recibe estas señales se detiene la producción de hormonas del estrés, y está preparado para utilizar las nuevas conexiones de! cerebro.

Bebés

Foto cortesía de Mulan, (Flickr)

Este bebé responderá, será interactivo y sonriente dentro de las 24/48 horas después del nacimiento. Estas señales placenteras vuelven a la madre que a su vez responde, iniciándose así la danza de los vínculos afectivos: La madre, sigue produciendo estas señales sensoriales, variándolas, y adaptándolas a cada etapa del desarrollo, permitiendo así que el cianotipo interno del bebé se extienda dentro de la seguridad que ofrecen estos estímulos que le son conocidos, y desde los cuales puede aventurarse lentamente a salir al resto de! mundo.

No obstante, los bebés que por alguna razón han sufrido estrés después del nacimiento, no están sentenciados a un desarrollo’emocional y espiritual menos óptimo. Unos padres conscientes pueden tener paciencia con un niño/a que ha estado separado de ellos, oíreciéndole seguridad, y dejando espacio para que el bebé pueda abrirse poco a poco.

Demasiado a menudo, a causa del estrés que sufren los padres (y por una propia infancia poco óptima) se produce una frustración por la falta de respuesta del bebé, y llegan a la conclusión de que al bebé no le gustan sus padres, o de que el bebé es incapaz de comprender. Los padres empiezan a sentirse impotentes e inútiles y, sin proponérselo, se convierten en modelos de frustración para el pequeño/a.

Los últimos estudios psicológicos están empezando a demostrar que los bebés son más capaces de “comprender” lo que sucede a su alrededor que lo que nosotros creemos. Ellos tienen diferentes maneras de procesar la información, así como los niño/as difieren de los adultos en la forma de interpretarlas cosas. Pero estoy convencida de que los bebés captan las energías esenciales y los mensajes — sentimientos ambientales – de las situaciones y de las personas que les rodean, muy especialmente de su principal fuente de información como son los padres. Además los bebés tienen sus propios sentimientos y una necesidad de expresarlos.

Los bebés necesitan ser escuchados

Cuando en mis seminarios de Masaje Infantil empiezo a hablar sobre temas de niños, me gusta empezar con una analogía representada normalmente por participantes.

Imagina que acabas de pasar una experiencia traumática, algo que te ha afectado profundamente; que estás a punto de llorar, te sientes incapaz de relajarte o concentrarte, y acudes a tu pareja o a un amigo/a en busca de ayuda. Empiezas a hablar de tu problema y de como te sientes. Después de un momento de simpatía, tu amigo/a empieza a sisear diciéndote: “Venga venga, no es nada. Por favor, no llores. No puedo soportar que llores. ¿Quieres comer algo? ¿Quizás deberías ir al doctor?” Probablemente secarás tus lágrimas, guardarás tu dolor para no estropear la relación y porque las respuestas de tu amigo/a te han indicado que no está bien comportarte así en su presencia.

Ahora imagínate la misma situación cojiuna respuesta diferente por parte de la otra persona. Empiezas a hablar de tu problema y de como te sientes. “Estoy contigo”, dice el amigo/a. “Cuéntamelotodo. Veo que estás sufriendo y deseo que sepas que te quiero y que me gustaría ayudarte y compartir esto contigo”. El amigo/ate rodea con sus brazos y tú te relajas con profundos sollozos sintiendo la seguridad de su presencia. Sigues explayándote, algunas veces incoheren temente y el/ella sigue allí diciendo: “Cuéntame más cosas, y ¿luego que pasó? Esto debe haber sido muy doloroso para ti”. Sientes su soporte y confianza y que te da la posibilidad de descargarte. Finalmente puedes centrarte de nuevo. Vuestra relación es ahora más fuerte. El amigo/a se siente bien por haberte ayudado y tú estás mucho mejor y recuperas tu ánimo.

Los bebés necesitan ser escuchados lo mismo que cualquier persona. He visto muchos casos en los cuales las respuestas de un niño/a, y su disposición en general, han cambiado completamente después de haberles escuchado sinceramente.

Una vez estaba demostrando algunos movimientos de masaje con un bebé que había sido prematuro y había padecido .el consiguiente trauma por haber sentido la piel de su pecho agredida, lo cual le había producido algunas cicatrices. Su madre me comentó que Le gustaba recibir masaje, aunque no aceptaba que le tocaran el pecho. El bebé respondió bien y aceptó el masaje en las piernas, pies y abdomen. Cuando llegué a la zona el pecho empezó a llorar. En lugar de parar y acallarla, continué suavemente amoldando mis manos en su pecho. Empecé escuchando con interés todo lo que el bebé podía estar diciendo a través de sus lágrimas. “Sí, has pasado por mucho dolor”, le dije, “explícamelo todo, te estoy escuchando”. • . t- El bebé gritó fuerte, y más tarde su boca tomó un gesto diferente (cambio que he visto muchas veces). Aunque seguía llorando, movía su boca como si hablara. Me miró intensamente como si tratara de decirme algo importante. “Fuiste muy valiente”, respondí. “Yo se que tu mamá está muyorgullosa de ti. Guando estés preparada para dejar a un lado el dolor, ella estará contigo para ayudarte. Todos aquíte queremos mucho”. Continué dándole un suave masaje en el pecho mientras lloraba, haciéndole saber que la estaba escuchando. Después de unos minutos sus gritos se calmaron y su madre la tomó en sus brazos para confortarla.

Al día siguiente la madre trajo al bebé de nuevo para una demostración. Esta vez, cuando empecé el masaje sobre su pecho abrió sus brazos y me sonrió. La madre me miró con lágrimas en los ojos, diciendo que era la primera vez que el bebé permitía que alguien le tocara el pecho. Más adelante, la mamá del bebé manifestó que a la niña le gustaba el masaje aceptándolo completamente. “

Escuchar a un bebé con interés y comprensión, no es muy distinto de escuchar a un niño/a o a un adulto. Se requiere empatia, amor auténtico, y respeto por su vivencia. Creo que la razón por la cual nos resulta tan difícil escuchar a nuestros bebés es porque durante nuestra infancia pueden haber habido muchas frustra-ciones y sentimientos desatendidos. Cuando oímos llorar a nuestros bebés, más que escuchar de verdad lo que nos dicen, sobreponemos a nuestro niño interior. Nuestro impulso más fuerte es calmar a aquel bebé.

Cómo escuchar a un bebé

Cuando estoy con un bebé, o trabajando con él y empieza a hablar, a inquietarse o a llorar, tengo en cuenta tres puntos:

Primero.- Hago una larga, lenta, y profunda respiración relajando todo mi cuerpo. Esto contrarresta la tendencia a contener la respiración y a tensarse.

Segundo.- Me situó, por un momento, junto a mi bebé interior, reconociendo que para escuchar realmente a aquel bebé, debo estar clara yo misma.

Tercero.- Si es posible, conecto con la mirada del bebé. Si la evita, pongo mis manos sobre él/ella, suave pero firmemente, para conectar a través del tacto. Dejo que mi energía vaya hacia el bebé, diciéndole con mi voz, mis ojos, y mis manos que me gustaría escuchar lo que tiene que decir.

Luego permanezco junto al niño/a manteniéndome relajada y receptiva, respondiéndole y atendiendo el lenguaje de su cuerpo. Observo su boca y lo que dicen sus ojos. Cuando estoy segura de que se siente escuchado/a y ha dicho todo lo que tenía que decir, le ofrezco arrullarle, si lo necesita, caminando, o con suaves golpecitos para ayudarle a organizarse de nuevo. Un bebé que se siente escuchado dormirá más profundamente y se mostrará más confiado la próxima vez que nos vea.

Cuando escuchamos de verdad a un bebé, estamos cubriendo sus necesidades psicológicas. El mensaje es: ‘Tú te mereces respeto. Te aceptamos tal como eres”. Esto satisface al bebé y crece en confianza, sintiendo que tiene un lugar en el mundo. Sus receptores sensoriales toman el mensaje y todo su cuerpo se relaja. Su espacio para el amor se llena a rebosar, y al crecer buscará oportunidades para compartir este amor con otros. ¿Cómo lo hará? Siguiendo el modelo que se le ha dado. Será para los demás lo mismo que sus cuidadores han sido para el/ella. ¡Qué ciclo tan sano y hermoso!

Fuente: Manual de Instructor de Masaje Infantil

Vimala Schneider

Un abrazo, ya sabes que te espero en los comentarios.. 🙂

Firma y web

¿Te ha gustado este artículo? Me encantaría que nos dejases un comentario contándonos cómo fue tu caso, si sentiste en alguna ocasión ese sentimiento de culpa, críticas o falta de apoyo en tu entorno.Si te ha gustado el artículo te invito a compartirlo y si quieres también  puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás tres estupendos regalo y uno de ellos es una Master Class sobre Filosofía Montessori, ¡no te lo pierdas!

¡Encuéntrame!

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google+
  • LinkedIn

Sígueme en Twitter

Vuelve a la web

Cabecera nueva2

Estoy en Madresfera

Categorías

Campaña “acontramarcha”

Mi filosofía..

Mamá Convergente

Mi asociación de crianza

Mamá Convergente
Entre Nubes
Las Rozas de Madrid

Colabora

Escucha BabyRadio

Mi testimonio

Premios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies