Preguntas frecuentes

Debido al poco conocimiento de esta técnica en nuestro país es normal que al principio surjan muchas dudas. Estas son algunas de las más frecuentes:

 1. ¿Cuándo se puede comenzar?

2. ¿Cuánto tardan los bebés en aprender a signar?

3. ¿Puede retrasar el desarrollo del habla?

4. ¿Cómo es la lengua de signos para bebés?

5. ¿Se puede utilizar la lengua de signos para bebés en familias bilingües?

 

Nunca es pronto ni tarde para empezar. Los bebés aprenden por imitación, así que cuanto más pronto empecemos y más repitamos los signos, antes entenderán su significado y tendrán interés por repetirlos.

Se puede empezar casi desde que son recién nacidos, haciendo algún signo mientras repetimos alguna de las palabras más comunes: leche, baño, dormir..

 

Ellos se fijarán, pero no podrán empezar a hacer los signos hasta que no comiencen a desarrollar sus habilidades motoras finas y controlen los movimientos de sus manos.

La edad ideal oscila entre los 6 y 10 meses, cuando pueden mantenerse sentados y empiezan a señalar las cosas que quieren y levantan los bracitos para pedir “aupa” o que les cojamos en brazos.

Todo depende de cuándo empecemos y la constancia con la que repitamos los signos, esta parte es casi la más difícil. Basta con que sea una persona sola la que le enseñe los signos, pero si involucramos a más miembros de la familia y cuidadores podremos tener resultados más rápido.

Los bebés pueden empezar a hacer signos en torno a los 10 y 14 meses. Desde que empezamos pueden pasar 2 meses hasta que logre hacer su primer signo, pero una vez que lo consigue y experimenta la comunicación el resto de signos son más fáciles de aprender.

No hay que marcarse objetivos. Cada bebé es diferente y hace las cosas cuando llega su momento, por ejemplo, a saber sentarse, a gatear, a querer andar.. Simplemente hay que disfrutar de cada momento.

Esta es la pregunta que más preocupa a los papás pero afortunadamente es al contrario!

Cuando se enseña a un bebé a signar se estimula la comunicación. Para enseñar un signo se repite varias veces con la palabra, por lo que el bebé está mucho más expuesto al lenguaje.

Los bebés ya signan por naturaleza, ya que cuando nacen no tienen su aparato fonador totalmente desarrollado para hablar.

Enseñarle signos básicos sobre su día a día es sólo una herramienta puente para que sea capaz de comunicarse antes de poder hablar.

Es algo parecido al gateo: no porque un bebé gatee quiere decir que pierda su interés por aprender a andar, para nada! El gateo es sólo un paso intermedio!

“Los niños que signan aprenden a hablar más rápido, su desarrollo del lenguaje es más precoz y su vocabulario de signos y de palabras es mayor”. (Acredolo & Goodwyn, 2001).

Más información sobre “Los signos y el habla” en http://cincodeditos.com/investigaciones

Existen varios métodos de enseñar signos a bebés.

Cada familia se puede inventar sus propios signos, pero han de explicárselos uno a otro y puede que en algún momento los olviden si no lo apuntan o memorizan muy bien, (por ejemplo, con un segundo hijo pueden haberse olvidado).

Por eso, es muy útil utilizar una que ya existe, adaptando los signos de tal manera que sean fáciles de hacer por los bebés.

La lengua de signos existe en varios idiomas. Podríamos usar la española, (Lengua de Signos Española o LSE), pero hay algunos motivos por lo que parece más acertado utilizar a ASL o Lengua de Signos Americana, (American Sing Languaje).

En primer lugar la ASL es muy icónica, y la mayoría de los signos representan el objeto o la acción a la que se refieren. Por otro lado, los Signos para Bebés es una disciplina que se ha desarrollado fundamentalmente en Estados Unidos, de ahí su nombre en inglés Baby Signs.

Por esta razón existe mucho material publicado en esta lengua, y esto hace que tengamos a nuestra disposición muchos más recursos para aprender por nuestra cuenta, (vídeos, libros, canciones…)

No se enseña la lengua de signos para no oyentes, en la cual hay reglas de gramática y todo lo demás. Sólo es una herramienta de comunicación con el vocabulario del día a día de la vida de los bebés.

De hecho es una gran idea. Se puede fomentar el que el bebé entienda que haya dos palabras completamente que signifiquen lo mismo, ya que las dos tienen el mismo signo, que hace la función de traductor simultáneo.

Además, hay numerosos estudios que demuestran todos los beneficios del bilingüismo sobre la inteligencia, la memoria y la capacidad de comprensión.

 

Si quieres saber más no dudes en preguntarme!!


Escríbeme directamente a: 5d.lasrozas@gmail.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies