Queridos amigos,

Liliana M LundHoy comenzamos nueva colaboración en el blog de la mano de Liliana M Lund, psicóloga especializada en Psicología Perinatal y Técnicas de Reproducción Asistida, así como madre de 4 hijos.

A lo largo de su trayectoria profesional ha podido comprobar la importancia de los vínculos afectivos tempranos y sus efectos en la formación de la personalidad en la vida de las personas.

Su dedicación a la especialización en Psicología Perinatal, se fomentó especialmente por la posibilidad de intervenir tempranamente en la detección de factores de riesgo. De este modo poder prevenir posibles patologías severas.

Actualmente participa en charlas y talleres con grupos pre y postparto y pasa consulta en San Lorenzo de El Escorial y en su Consulta psicológica Online a través de su web www.espacioperinatal.com.

Y en este primer artículo comienza a contarnos un poquito sobre esta rama de la psicología que tanto nos interesa conocer.. ¡seguro que os encanta!

__________

La Psicología Perinatal puede aportar grandes beneficios en la salud emocional para las madres, padres y familias. Su objetivo es el desarrollo sano de los vínculos afectivos tempranos. Tiene por una parte, un carácter preventivo, evitando que situaciones potencialmente nocivas puedan prosperar y promoviendo una vivencia positiva de la maternidad/paternidad.

Por otra, puede tratar problemas existentes para evitar el progreso de complicaciones que puedan derivar en posibles patologías, a veces severas en los niños.

La Psicología Perinatal, nace como una rama de la psicología que se especializa en el buen establecimiento de los vínculos primarios o vínculos tempranos, saludables. Abarca la etapa que va desde la pre-concepción, la concepción, y siguiendo las diferentes etapas: el embarazo, el parto-nacimiento, el puerperio y durante la crianza temprana. La psicología perinatal promueve la salud psico-emocional familiar, y en especial, de la madre y del bebé ya que el vínculo madre-hijo es vital para el desarrollo infantil..

2 manos

 

Anticipándose a posibles problemas:

Se ocupa de considerar las dificultades que puedan encontrarse a lo largo del proceso del embarazo e incluso anteriores a éste, identificando y tratando posibles factores de riesgo. La importancia de detectar posibles factores de riesgo y resolverlos, es muy grande ya que en el caso de presentarse algún problema, al poder realizar una intervención temprana, se estará evitando daños que pueden llegar a ser irreversibles.

Un factor de riesgo bastante frecuente, es la depresión en el embarazo o posparto que afecta no sólo a la mujer sino también al bebé o niño. En estos casos, a las mamás les costará vincularse con el bebé y podría no llegar a hacerlo nunca si no es tratado .Recientemente (¡por fin!), la OMS propone incluir en los protocolos sanitarios durante el embarazo, unos nuevos protocolos de salud mental. Éstos están justamente destinados a la detección de la depresión gestacional que frecuentemente deriva en depresión posparto.

Por este motivo, el cuidado de la salud emocional es tan importante como la salud física y permitirá actuar preventivamente por el bienestar de la madre, su hijo y la familia.

pregnant-series-3-1431512-639x424

 

La adaptación a los cambios:

Todo embarazo requiere que la mujer realice una serie de reajustes y adaptaciones emocionales, así como físicas y sociales. Diferentes aspectos se pondrán entonces en juego, produciendo una serie de cambios que pueden abarcar un amplio abanico de posibilidades, ya que se trata de una crisis evolutiva. Las llamadas crisis evolutivas consisten en una serie de cambios que forman parte del crecimiento o evolución normal de las personas, como es la adolescencia.

Debemos considerar que no todas las madres o futuras madres, cuentan con los recursos necesarios para llevar adelante una maternidad feliz. No obstante, esto no tiene por qué ser un factor de riesgo sino simplemente son dificultades que se tendrán que superar.

A modo de ejemplo, citaré algunos de los cambios que pueden presentar complicaciones:

  • dificultad en pasar al rol de madre,
  • problemas o reactivación de conflictos anteriores a la concepción o en otros embarazos,
  • temores típicos del embarazo y parto,
  • carencias afectivas,
  • duelos no elaborados,

Para las mujeres que padecen complicaciones en el proceso normal del embarazo, todo se altera, cambia o transforma. Generalmente, no saben qué les está pasando, sólo perciben un malestar recurrente que no consiguen expresar, en parte por ser desconocido o no ser como esperaban.

La psicología perinatal podrá ayudar a acercarse a la confusión que producen estos sentimientos y ordenarlos a través del discurso, de la palabra, acerca de lo que está viviendo, de dudas y temores, así como compartir las ilusiones. Esto permitirá que viva su maternidad de una forma mucho más tranquila, sintiéndose contenida, y en un entorno positivo.

 

Liliana M. Lund

Psicóloga especializada en Psicología Perinatal y Reproducción Asistida

 

Mil gracias por compartir un poquito de tu trabajo Liliana.

Un abrazo,

Firma y web

 

 

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Únete y recibe tres regalos que te servirán para cualquier etapa de lainfancia:

 

Nido: entre 0 y 1 año. Mi mini ebook "Empieza a signar con tu hijo", en el que descubrirás la magia de la comunicación temprena con tu bebé.

Comunidad infantil: entre 1 y 3 años. Mi Master Class sobre Inteligencias Múltiples, que te hará cambiar el punto de vista a la hora de observar a los niños y descubrir todo su potencial.

Casa de Niños: entre 3 y 6 años. Mi regalito sorpresa sobre Pedagogía Montessori, ¡déjame enviártelo para descubrirlo cuanto antes!

You have Successfully Subscribed!